No quisiera tener que escribir estas palabras, no quisiera que lo que expreso sea verdad. No lo quiero porque he luchado toda mi vida por torcer lo que es evidente y mis rotas alas de ángel caído están ya cansadas.

Todo lo que curioseamos, tenemos dos formas de verlo: metafísica o científica. Y dentro de cada una de estas modalidades, tenemos cientos o miles de creencias diferentes. Sumado a ello, ignoramos lo suficiente como para dudar de lo que creemos saber.

Por eso vamos a tomar este análisis a partir de hechos.

Quiero decir: la humanidad está aquí en la Tierra, ya sea que haya sido clonada por los annunaki, creada por dios o surgido espontáneamente de dos bacterias singulares.

Desde que tenemos memoria histórica, la gran mayoría fue controlada, gobernada, aniquilada, manipulada y enviada a cruentas guerras por unos pocos.

Por ejemplo: la “liberación” de América fue un movimiento producido por un grupo selecto que respondía a determinado plan para la humanidad. Los “héroes” de cada nación fueron en realidad lideres elegidos y formados para producir ese movimiento y estaban motivados por sus ideales individuales.

Hoy en las redes se ataca a los masones por este y otros planes, pero en realidad no nos detenemos a analizar si fueron malos o buenos programas y cuales eran sus intenciones.

Todo el tiempo ha habido y hay una guerra oculta entre familias reales, líneas de sangre, diferentes orígenes galácticos o como quieran justificarlo. La realidad palpable es que esos bandos se identifican por intereses comunes. Y seamos claros: intereses materiales.

En el día de hoy hay tres bandos fuertes: el de las familias chinas (el dragón), el de Rusia (posiblemente aliado a las familias chinas) y el bloque occidental (el águila) formado por USA, UK, Israel y Europa de oeste.

Actualmente el bloque occidental esta dividido en dos grupos de intereses corporativos. Uno, aparentemente manchado por actos de pedofilia y magia negra, formado por la corona británica, Israel y la Unión Europea. El otro por el presidente Trump y el partido conservador (mas sus aliados en el pentágono y las fuerzas armadas).

En ese contexto los países de Hispanoamérica, Asia y África, figuran más como prendas de saqueo que aliados o socios.

Y en todos los casos, los pueblos de cada una de las facciones se mantienen ignorantes a la realidad, atentos a sus individuales problemas de tener que vivir apretados entre sus bajos ingresos y sus cada vez mas altos gastos.

Se los mantiene descontentos para poder utilizarlos en marchas, movilizaciones y revueltas para estabilizar o desestabilizar a los gobiernos, según corran los planes de las fuerzas poderosas en pugna.

Ningún cambio importante en el mundo fue producido a partir de un movimiento popular.

Siempre fueron singularidades como Buda, Napoleón, Alejandro Magno o Julio Cesar, capaces de manipular a pueblos y sus representantes.

Nunca un pueblo libero a una nación, genero un cambio en la economía o creo una nueva religión.

Y nunca lo harán.

La pregunta que me hago es SI SIEMPRE FUE ASI.

Aclaremos que un pueblo liberado no es uno con mejores salarios y jornadas mas cortas. Eso es mas de lo mismo, con mayor justicia social, tal vez, una esclavitud blanda.

Lo que me pregunto es si alguna vez corrimos libres por las praderas, construimos una choza donde nos gustara y cogimos los alimentos directamente de la planta.

O vivimos en civilizaciones donde el trabajo no era necesario.

Nos han querido convencer que la humanidad tiene unos pocos anos de historia cultural, apenas 15.000, cuando sus orígenes sobrepasan el millón.

Cuando hay monumentos – y cada día se descubren nuevos – que denotan una antigüedad mayor que la que declara la Biblia.

Por que nos ocultan esa parte de la historia si no es para que ignoremos QUE HAY OTRA FORMA DE VIVIR.

Atentos a todas estas rebeliones que vemos en todo el mundo. No surgen de las entrañas del pueblo, forman parte de planes de diferentes intereses, que se alimentaran siempre de la carne del pueblo.

Esta dicho que la humanidad será humillada, que algunos ángeles se compadecerán de ella, pero serán castigados y sus alas cortadas, por el poder que rige en el mundo.