Trato afanosamente de encontrarle un sentido trascendente a la existencia y tal vez no lo tenga.

Comenzando por la entidad física, esta unidad de carbono que se desenvuelve trabajosamente en la Tierra, afrontando a un medio ambiente dimensional tremendamente inerte y obstaculizador y procurando entender una unidad de tiempo basada en movimientos relativos, que para nada se ajusta a la temporalidad psíquica.

Tantas dudas con respecto a su origen y transformacion, evidentemente manipulada, alejada de la realidad de la vida silvestre, pero, por otro lado, asombrosamente versatil.

Fueron los Nephilim, al unirse a las mujeres humanas, quienes le dieron el toque final a esta criatura? Fue la sombra en nosotros mismos la que manifesto una mente dual? O todo es producto del capricho de un dios que se creyó capaz de realizar su propia creación ?

Aqui estamos nosotros, encarnados, sin saber a ciencia cierta qué cosa es esto que habitamos, ni el medio ambiente donde esta cosa se mueve.

Y como si esto fuera poco, sigue la pregunta trascendental: fue nuestro alma/espíritu creada por algún dios o proviene de las inmensidades del cosmos.

Y si es esto ultimo, de donde?

Estarán todos los humanos de esta tierra haciéndose la misma pregunta, o muchos de ellos serán sólo cáscaras vacías, sin contenido espiritual.

Otra opción es que el alma sea creación de ese mismo dios y este ligada a esta dimensión y el espíritu, si lo hubiera, sea una entidad increada.

Como sea, todo esto compone la angustia existencial de las criaturas más evolucionadas y creativas del planeta y nada ni nadie puede responderles.

Cómo hallar, entonces, una motivación para seguir viviendo, cómo evitar estar todo el tiempo mordiendo los barrotes de esta existencia dimensional…

Si te gustó este artículo tal vez quieras comprar mi libro:

https://www.amazon.com/gp/product/1546616837