En el a veces exasperante mundo de las redes sociales han surgido grupos de creencia (cristianos, pentecostales, testigos de Jehova, seguidores del Dragón, Terrapleneros, Ateos, etc.) algunos apoyados más o menos en libros sagrados, como la Biblia o la Teoría de la Evolución de las Especies, otros con más o menos libre-pensamiento y cierto razonamiento lógico.

En muchos aspectos, varias de estas tendencias suelen aplicar un tipo de razonamiento conocido como FALACIA LÓGICA, argumentos y razonamientos contradictorios con la lógica, otros, más hábiles en su argumentación entran en el SOFISMA, argumento falso o capcioso que se pretende hacer pasar por verdadero.

Dentro del sistema de falacias lógicas, encontramos ciertas variedades:

Las falacias no formales son aquellas en las que el error del razonamiento tiene que ver con en el contenido de las premisas. En este tipo de falacias lo que se expresa en las premisas no permite llegar a la conclusión a la que se ha llegado, independientemente de si las premisas son ciertas o no. 

En la falacia ad ignorantiam se intenta dar por hecha la veracidad de una idea por el simple hecho de que no se puede demostrar que es falsa.  El famoso meme del Monstruo Espagueti Volador se basa en este tipo de falacia: como no se puede demostrar que no existe un ente invisible formado de espaguetis y albóndigas que además es el creador del mundo y sus habitantes, debe de ser real.

La falacia ad verecundiam, o falacia de autoridad, vincula la veracidad de una proposición a la autoridad de quien la defiende, como si eso proporcionase una garantía absoluta. Por ejemplo, es corriente argumentar que las teorías de Sigmund Freud sobre los procesos mentales son válidas porque su autor era neurólogo

En la falacia ad consequentiam se intenta hacer ver que la validez o no de una idea depende de si aquello que se puede inferir a partir de ella resulta deseable o indeseable. Por ejemplo, un argumento ad consequentiam sería dar por hecho que las posibilidades de que el ejército dé un golpe de estado en un país son muy bajas porque el escenario contrario supondría un duro golpe para la ciudadanía.

La falacia generalizada es una generalización no fundamentada en datos suficientes. El ejemplo clásico lo encontramos en los estereotipos acerca de los habitantes de ciertos países, que pueden llevar a pensar falazmente, por ejemplo, que si alguien es escocés debe de caracterizarse por su tacañería.

En la falacia del hombre de paja, no se critica las ideas del oponente, sino una imagen caricaturizada y manipulada de estas.

En la falacia Post hoc ergo propter hoc se trata de un tipo de falacia en el que se da por sentado que si un fenómeno ocurre después de otro, es que está causado por este, a falta de más pruebas que indiquen que eso es así. Por ejemplo, se podría intentar argumentar que la subida repentina en el precio de las acciones de una organización se ha producido porque el inicio de la temporada de caza mayor ya ha llegado a baja.

Falacia ad hominem: Por medio de esta falacia se niega la veracidad de ciertas ideas o conclusiones resaltando las características negativas (más o menos distorsionadas y exageradas) de quien las defiende, en vez de criticar la idea en sí o el razonamiento que ha llevado a ella.  Un ejemplo de esta falacia lo encontraríamos en un caso en el que alguien desprecie las ideas de un pensador argumentando que este no cuida su imagen personal.

Si analizamos con cuidado, veremos que estos sistemas son aplicados en forma inconsciente en la gran mayoría de las argumentaciones que vemos en las redes.

Lo sano y racional sería oponer un argumento a otro, o refutar el existente con alguna prueba.

Cuando lo anterior ha fallado y el argumento parece tener una sólida base científica, se recurre a negar la validez de la ciencia, apoyarse en una escritura que es «palabra de dios», asegurar que las pruebas presentadas son falsas (como las manidas fotos de la NASA) o directamente, desvalorizar al argumentador (falacia ad hominem).

La ciencia actual sirve al patrón dinero, pero no podemos afirmar que TODA la ciencia lo hace, como no podemos asegurar que todos los científicos mienten o falsifican sus experimentos.

En etapas oscuras de la sociedad, cuando gobiernan poderes que se basan en la ignorancia e intolerancia, como durante la inquisición en Europa, la conquista de América, la revolución rusa y otros similares, se afirman ideas absurdas que soportan las acciones de esas instituciones barbáricas, en estos tiempos el disidente, el que se atreve a refutar o investigar, es ridiculizado, perseguido, torturado y ejecutado.

El precio por establecer un método científico a la validación de las ideas fue altísimo y aunque el método científico no es infalible, es lo mejor que tenemos a la fecha.

Aún así, siempre debe haber un margen para la intuición y la percepción fuera de los parámetros 3D de nuestra existencia, lo cual no implica aceptar cualquier locura como real.

Por lo menos hasta que se pueda probar algo, debe mantenerse en la vitrina de lo observable, siempre que valga la pena hacerlo.

Y siempre que sea posible, hacerlo pasar por el filtro científico.

Este cedazo debe incluir, también, a aquello que consideramos «verdad científica» y «palabra de dios», porque ambas pueden estar en el terreno de la manipulación mental de la población y no de la verdad.

No creer, tampoco, que algo es cierto porque contradice los argumentos de instituciones que las redes ponen en duda.

Es notable comprobar cómo la gente se sube a corrientes de pensamiento sin tener la mínima idea del asunto, como cuando se habla de Masones e Iluminatti, reptilianos, tierra plana o sentencias bíblicas.

Como ejemplo, valga una argumentación utillizada para refutar la creencia de que la tierra es plana. Con este argumento validado, ninguna teoría sobre la planicie de gea se puede sustentar.

Yo he vivido 45 años en Buenos Aires (hemisferio sur) y 20 en Washington DC y Puerto Rico (hemisferio norte). El cielo se ve diferente en ambos hemisferios (aunque se ven algunas estrellas en común ( lo cual es consonante con la esfericidad de la Tierra). Si fotografías el cielo por la noche, verás que en el hemisferio norte el desplazamiento aparente de las estrellas gira de acuerdo con las agujas del reloj, en tanto que en el sur lo hacen en sentido contrario. Sin tener que hacer el esfuerzo de fotografiar las estrellas, solo tienes que mirar cuando el agua se desagota por el sumidero del lavatorio y comprobaras que en el h.n. lo hace en dirección de las agujas del reloj y en el h.s. al contrario.

Presentamos muchos argumentos más, tanto o más convincentes que este.

Las respuestas de los terrapleneros no estuvieron dirigidas a refutar lo antedicho (que es irrefutable), sino a juzgar la validez de mi juicio, contaminado, según ellos, por la programación del sistema. También agregaron conceptos tales como que «seguramente crees que los chemtrails no existen», etc. para finalmente asegurar que la idea de la tierra plana está afirmada por dios en la Biblia (no tengo dudas de ello)

Pues… a los doce años renuncié a la iglesia cristiana por no aceptar el concepto de dios que tienen. Desde antes de eso, tuve un hambre de conocimiento tal, que aprendí a leer solo a los 4 años de edad. Siempre sentí que las cosas no estaban bien. Yo era «the pain in the ass» de mis maestros y profesores, proponiendo desarrollos alternativos de los teoremas, resolviendo derivadas con fórmulas inventadas por mí, marcando errores de cálculo o concepto, presentando lecciones científicas que apenas entendían… Más tarde, después de pasar por la universidad, estuve 8 años en la teosofía, 3 en rosacrucres, 3 con druidas, 13 en el budismo y 4 en la masoneria. Eso incluyó estudios privados de los cuales surgieron mis hasta ahora 10 libros publicados. Junto con mi blog, conferencias y clases, he dedicado muchas horas a denunciar mentiras del sistema, asi como también las conspiracionistas de las redes, que no lo son.

Quien diga que estoy atrapado por el sistema, deberá presentar, al menos, un resumen igual de esfuerzos.

Compruebo, por el contrario, que muchas de estas conspiraciones son planes cuidadosamente estudiados y puestos en marcha para confundir a la población, manipularla e incluso, hacerla regresar al pensamiento cristiano medieval.

Como tales, son puestas para invalidar o al menos relativizar las denuncias que si son reales e importantes para la liberación de la humanidad.