No me complace escribir sobre mí mismo. Prefiero informar y opinar. Cuando informo, trato de dar igual espacio a unas ideas y sus opuestas, con lo cual la gente común no comulga. Debido a esto me encuentro con que tengo que dialogar con personas que “juzgan” mi forma de pensar por el título del post en cuestión (ni siquiera por su contenido), personalizando y atacándome con insultos y burlas. Por ello he decidido escribir este artículo que pegaré como respuesta a estos personajes.

Tengo algunos años de vida y experiencias acumuladas. Nací en una familia pobre, de padre trabajador. Me crié en un barrio de clase media baja. Nunca tuvimos automóvil y el primer televisor llegó cuando hacía años que todos en el barrio ya lo tenían.

Siempre fui un niño raro, solitario, pensador, líder en mi escuela, promedio absoluto de diez y al mismo tiempo, sobresaliente en los deportes.

En mi país hubo 10 años de tiranía. Una en la cual perdimos todas las garantías personales, donde se llevaban a gente que torturaban y hacían desaparecer. Al mismo tiempo, la universidad era un campo difícil, debido a la acción de los grupos de izquierda y guerrilleros. Parte del país estaba tomado por la guerrilla y había una guerra informal contra ella.

Related image

Entre 1972 y 1974 serví en un cuerpo especial de la Infantería de Marina, entrenado en combate urbano. Allí pasé muchas situaciones de cercanía con la muerte y también, tuve el raro beneficio de conocer personalmente a personajes como Allende, Perón, Cámpora, Massera, etc.

Image result for nilakanta sri ram

Al salir, ingresé a una escuela esotérica creada por el director de la Sociedad Teosófica, Nilakanta Sri Ram, estuve en ella 8 años y además de completar todos los estudios, llegué a los niveles más altos de la organización.

Mientras, me desempeñaba como ejecutivo en importantes empresas multinacionales y practicaba artes marciales. En las mismas, estuve hasta hace muy poco, ya como maestro y obtuve graduaciones altas en Taekwondo, Jiujitsu, Kyudo y Kenjutsu.

En el ámbito del esoterismo, he formado parte de la Sokka Gakkai (budismo) durante 13 años, de La Orden de Bardos, Ovates y Druidas de Escocia 3 años y de la masonería 4 años.

Mi último empleo en Argentina fue durante la campaña de Fernando De La Rúa, como mano derecha de un importante personaje del partido y cuando tuve la oportunidad de conocer a Fernando y también a Alfonsín, entre muchos otros personajes no tan públicos, pero sí muy poderosos.

Puede decirse que conozco la milicia, el esoterismo y la política POR DENTRO.

He vivido en Argentina, Washington DC y Puerto Rico.

Y esos son mis antecedentes visibles, ahora vamos a las ideas o, por lo menos a un ligero esbozo de ellas.

Related image

Creo que “seres” como Jehová, Odin, Zeus, Isis, etc. han existido (y tal vez todavía existan), pero NO SON DIOSES, sino autoridades, gobernantes, de otras dimensiones o galaxias, tal vez formadores de razas, reguladores de mundos, viajeros comerciales (como Marco Polo, pero con tecnología espacial). Si los vemos así y leemos los libros que hablan de ellos, entenderemos mejor sus conductas.

No sé si el universo fue creado o fue siempre así: un gran organismo que se expande desde una fuente tan misteriosa como poderosa que, sin embargo, no vigila ni evalúa a sus emanaciones.

Ningún humano está calificado para asegurar cómo se creó el universo, ni si hay un dios creador. No obstante, la explicación teosófica me convence bastante. La taoísta también (tal vez porque dice poco). Pero, fundamentalmente, prefiero NO CREER en ninguna propuesta sobre este tema y estar abierto a que la verdad se revele ante mí cuando tenga la capacidad de entenderlo.

Con respecto al hombre como especie, creo que forma parte de esa emanación original, al igual que todo y que su “consciencia” es parte de la consciencia universal que todas las cosas comparten. El llamado “espíritu” es ese trozo de consciencia universal, increada, en tanto que lo que llamamos alma es la cristalización del ego individual.

Aquí debo hacer la salvedad de que no todas las criaturas participan de la misma proporción de consciencia, lo cual establece las grandes diferencias que hay entre las especies y entre los propios humanos.

Seguimos bajando en las ideas y pasamos a la política. Soy esencialmente ANARQUISTA, no creo en la política, ni siquiera en la democracia, pero admito que la mayoría de los humanos no estamos listos para vivir sin gobierno.

La derecha y la izquierda son dos formas de economía dirigida, tan similares que son difíciles de calificar. Lo único que varía en ellas es el destinatario de las riquezas, que en ningún caso es el pueblo.

Descarto también a los líderes populistas tiránicos que se aprovechan de la ignorancia de los pueblos.

Tampoco me agradan los imperios, ni el romano, ni el anglo-sajon, ni el ruso, ni NINGUNO. Soy, desde el fondo de mi consciencia, un KELTOI, un hombre libre, libre-pensador.

En lo humano, no soy feminista, pero admiro a las mujeres profundamente y las prefiero como amigas, sin que lo sexual intervenga en mi preferencia. Apoyo la igualdad para todas las formas de sexualidad, aunque considero que en muchos casos se trata de desequilibrios, no obstante respeto sus decisiones, inclusive, las de los transexuales, algunos de los cuales me parecen criaturas sorprendentes.

Mi formación me impide ser simplista en mis conceptos de vida. Para mi el rumbo del mundo no se explica con la existencia de un gobierno oculto o por los desmadres que hacen los países imperialistas. No creo en los cucos.

Image result for el ojo que todo lo ve

Me aburren las conceptualizaciones idiotas de la red, provenientes de individuos que han leído o visto por primera vez “el ojo que todo lo ve” en un blog sectarista o en un canal de YouTube y ya creen que saben todo sobre simbología esotérica. Declaman “ahí viene el lobo” como el pastorcillo mentiroso e ignoran la verdad sobre todos estos asuntos.

No hay un gobierno oculto de la tierra. Lo que gobierna al planeta es la ambición desmedida, la avaricia y la envidia, avaladas por la mayoría de la población. Todo ello manifiesto dentro de un gran caos donde se carece de un rumbo sensato para continuar la vida en la Tierra.

Y no me quedo en la apreciación crítica de la sociedad, creo en la acción concreta, desde plantar arbustos florales para favorecer al medio ambiente, hasta hablar con la gente para concientizarla.

Ahora… si puedes vivir con esto, la próxima vez que discutamos, evita incluirme en alguna de tus clasificaciones limitativas, ten en cuenta lo que te he contado y respétame porque esa es la única forma de tratarnos entre seres humanos.