Caminan como zombies por las calles, aún en grupos está, cada uno, aislado. Así es desde que los celulares se han apoderado de niños, jóvenes y adultos. Sin embargo, para los ancianos es peor… porque ni eso tienen…

Image result for jovenes con celulares

Don Simón estaba tan solo que no tenía ni con quien jugar solitarios de ajedrez…

Y esto, aunque parece una perogrullada, intenta dar una idea del grado de ausencia cuando ni siquiera puedes estar contigo mismo.

Hasta cierta edad te invitan a fiestas, vas a las barras, tomas café con amigos, tienes compañeros de estudio y trabajo. Y si no das importancia a esas relaciones, es tu problema, según te hayas dejado o no, atrapar por la tecnología de la individualidad. Pero hay un punto donde las opciones se acaban, tus pocos amigos mueren y ya no puedes trabajar, ya no te consideran útil.

Ahí es cuando te das cuenta de la crueldad de la palabra útil y del poco valor que tiene nuestra humanidad… si has dejado de ser útil… has dejado, también, de ser interesante para alguien.

Si eres hombre, debes ser buen “proveedor”, si eres mujer, tener buen culo, si eres anciano, nada… ya a nadie le interesas.

Mis padres murieron a los 72 años… Eso hizo que me quedara tranquilo con respecto a mi futuro como jubilado… siete años pasan pronto… pero un dia un augur me dijo que viviría mucho más y a juzgar por mi salud, esto es muy posible… Entonces… qué hace un hombre retirado, sin familia, al que le quedan 20 o 30 años de vida… y sólo tiene una pensión que apenas le alcanza para vivir.

Ya no puede trabajar, ya no se espera de él que se vuelva a casar… no tiene medios para iniciar una nueva carrera (y al menos entretenerse en la universidad que, en sudamérica es gratis)

Pero, aún peor: son pocos los recursos de entretenimiento para alguien que carece de recursos económicos…

Y entonces, llega la muerte en forma de días completos de TV…

Y a pesar de que hay empresas que “dicen” no discriminar, la oferta de empleo escasea y todos prefieren darle el puesto a un joven.

El otro día observaba una oferta y tenia requisitos tales como: que pueda correr, trepar escaleras y levantar 40 libras de peso… me pareció curioso, pero, claramente, se trata de una discriminación encubierta con respecto a la edad, ya que no era un trabajo de construcción o almacén.

El asunto es peor para quienes han dependido de su físico para ganarse la vida, pasados los cincuenta, sus cinturas no soportan ni mantenerse parados, ya no pueden hacer lo que antes hacían si no recurren a fuertes tratamientos para el dolor. La marihuana es un excelente recurso para estos casos… pero ya ha sido secuestrada por la industria y de una planta que pudieras tener en tu casa para aliviarte cualquier dolor, se ha convertido en medicamentos con receta, muy costosos.

El sistema es cruel e inhumano, completamente utilitarista. Y nosotros seguimos alimentándolo con nuestra sangre…