No tengo la verdad entre mis manos, pero no llegué hasta aquí a partir de la nada, la nada no existe. Llegué después de equivocarme mucho si es que así os gusta más que oír que fue un largo viaje de aventuras.

De Hiperborea a Wotan, de Wotan a Jesus, de Jesus a Buddha, de Buddha a las logias germany_prayer_to_wotan_by_arminius1871-d8a5j0msalvajes, el camino ha sido largo, sangriento, despiadado…

En los cielos hay batallas desde hace miles de millones de años.

Demiurgo, el-Uno, los Asuras, Lucifer, Clesenive… Para resumirlas: los espíritus increados que se oponen a ser absorbidos en la materia contra los “dioses” que han formado universos y quieren “habitantes”, aunque sea a la fuerza.

De esas batallas, donde no hay muertos, pues hablamos de seres inmortales, surgen sí, “prisioneros de guerra”, que son enviados a diferentes “espacios prisión” como este.

Otros pueden haber “caído” inocentemente y bajado voluntariamente a ayudar a los Cefalù_Pantocrator_retouched.jpgcaídos. Pero, mientras aquí estamos, las fuerzas telúricas harán lo posible por hipnotizarnos con sus encantos.

¿Fueron enviados aeones para ayudarnos?

En algunas enseñanzas se dice que Jesus fue enviado desde lo más alto para enseñarnos a salir de esta prisión, otros dicen que, en verdad, fue enviado por el Uno (1er. logos) para corregir su propio error.

Por otro lado, mientras muchos dicen que Buddha proviene de la mayor oscuridad, otros aseguran que fue una encarnación del mismo Incognoscible.

El Buddha, como Jesús, no escribió nada. Los conocemos por los escritos de susshakyamuni predecesores, que no se salvaron de los cambios y correcciones de aquellos que crean templos y doctrinas.

En algunos de los 12.000 sutras escritos sobre Siddharta Gautama, se expresa su voluntad de no establecer una doctrina ni un templo, ni una escuela; tal vez por eso eran monjes errantes, como, de alguna forma lo eran Jesus y sus discípulos.

Mi opinión personal es que fueron personajes reales que fueron “aprovechados” por un lado para presentarnos una enseñanza útil para liberarnos y, por otro, para mantenernos en el engaño.

El budismo y el cristianismo no son creaciones de Buddha y Jesus, sino de los que, posteriormente, escribieron sobre ellos y pusieron palabras en sus bocas. Por eso la contradicción irreconciliable entre muchas escuelas budistas.

Entre el Dhammapadha de la escuela hinayana y el Sutra del Loto (Sadharma Pundarika Sutra) de la tendai mahayana hay un abismo inconfundible.

Paradójicamente, este último sutra fue escrito casi 600 años después de la muerte de buddha-weekly-tibetan-sutra-buddhismSiddharta.

En cierto momento histórico, unos monjes se negaron a estudiar las escrituras, tal vez porque su abad era analfabeto (Hui Neng), aunque muy sabio, y se creó el budismo Zen.

De la misma forma, en nuestra época, cuando la gente prefiere lecturas livianas y superficiales, aparecen multitud de personas que rechazan las escrituras como si fueran veneno, basados en la impresión que causan los “seguidores fanáticos” de las diferentes religiones.

Entonces, se hacen comunes “enseñanzas” que provienen de la canalización directa de entidades espirituales o multidimensionales o de las propias escrituras modificadas por intérpretes. Otros, directamente, dicen ser extraterrestres o humanos provenientes del futuro.

Aclaro, que no menosprecio ni desvalorizo ninguna de estas manifestaciones y doy fe de que algunas de ellas se ajustan a mucho de lo que yo mismo creo.

Pero en el ámbito de las redes sociales y blogs, donde se manejan estos temas, se ha desenvuelto el rechazo directo por las enseñanzas antiguas y el ataque a quienes, de alguna manera, las sustentamos.

Soy hiperbóreo, no canalizo porque no deseo hacerlo, he sido iniciado en las diferentes hpbzoomb4ilusiones, he estudiado a fondo las ilusorias escrituras, desde Platón y Hesíodo, hasta Blavatsky y Gurdieff, pasando por varios de los sutras, el Mahabarata, el Tao Te king y el I Ching. Y cuando digo a fondo, me refiero a un estudio concienzudo, bajo la vigilancia de monjes y muchas veces memorizando los textos. Finalmente mis estudios sobre el budismo shingon (budismo esotérico) me dieron la clave de lo que hoy sustento. Pero el mio fue un camino a través de las iniciaciones y el estudio. ¿Me explico?

De esta forma, cada vez que discuto o doy “like” a un concepto, lo hago desde la base de lo que recogí de verdadero, de entre una maraña de engaños.

¿De qué me sirvió tanto estudio? Me sirvió para desarrollar VIVEKA, discernimiento, y juzgar por mí mismo, separando lo verdadero de lo falso.

Porque el que no conoce, acepta lo que otros dicen como verdadero y luego se desencanta y odia a su instructor, pero nunca se hace responsable de tener ideas propias.

Le encanta vestirse de lobo y considerarse “despierto”, pero es sólo un “copión” más y lekrishnamurti-joven falta solo un pequeño desengaño para pasarse al enemigo.

Krishnamurti fue, tal vez, uno de los primeros opositores a las enseñanzas institucionalizadas, pero, antes de ello, fue un estudioso.

Hay muy pocos, muy pocos, participantes en las redes, que son reales buscadores, la mayoría son seguidores…

signature