Hace unos dias, en el muro de un querido amigo judio, lei la siguiente historia:

Hace cerca de treinta años estalló la guerra entre Gran Bretaña y Argentina por las Islas Malvinas. En un lapso relativamente breve, las fuerzas británicas ya estuvieron a punto de completar su misión y la rendición de las fuerzas argentinas era solamente cuestión de tiempo.

Entre las fuerzas militares argentinas había también un soldado judío. Todos sus compañeros habían sido gravemente heridos o directamente habían muerto en combate y él se había quedado solo.

De repente, desde su escondite, el joven advirtió a un soldado británico que se aproximaba a pasos agigantados en dirección a él y con sus últimas fuerzas, y con la escasa artillería que aún le quedaba, trató de salvar su vida, pero de los nervios que tenía, el tiro le salió errado. Y otra vez disparó, y otra vez no dio en el blanco.

Ambos soldados estaban ya casi cara a cara y el soldado británico ya estaba apuntando el fusil en dirección al soldado argentino. Este intentó un último disparo y – clic.

Se le acabaron las balas.

En una fracción de segundo el soldado argentino comprendió que ese era el fin.

Cerró los ojos, esperó oír el estruendo del gatillo disparando el balazo que sería lo último que oiría en su vida y en ese mismo instante exclamó con todas sus fuerzas: “¡¡Shemá Israel, HaShem es nuestro Dios!!”
Pero en vez de un disparo, oyó:
“¡¡¡HaShem es Uno!!!”.
Resulta que el soldado británico… ¡también era judío!

Por ahí conviene que les recordemos a nuestros amigos que incluso cuando hay discrepancias, no somos enemigos, sino hermanos.

Si esta historia verídica los conmovió, como nos conmovió a nosotros, no dejen de compartirla!”

La historia es bella, sin dudas, pero me sugirió la idea obvia; si alguno de los dos soldados no hubiera sido judio, el britanico hubiera matado al argentino.

En estos tiempos confusos, como los previos a otras guerras, se manejan muchas hipótesis peligrosas que siempre terminan en desmedro de la especie humana… pues, más alla de una raza, somos una especie.

Por un lado, la cuestion de la raza judia es muy peculiar, tiene un pacto con un Dios que afirma que la pondra por encima de todas las otras razas pero que, por otro lado, la sacrifica con frecuencia.

Luego viene la cuestion de la raza en si misma, los judios han sido un pueblo que se movilizo mucho durante su historia, se ha mezclado y han cambiado sus nombres para sobrevivir a las persecuciones. Hoy en dia hay pocos judios “puros” y es posible que una gran parte de los que nos creemos no-judios, tengamos algo de sus sangre tambien.

El pueblo judio tiene, a pesar de la consabida proteccion de su dios, una historia de persecuciones y masacres sufridas que ninguno otro tiene… o promociona tanto como ellos.

Si vamos a la segunda guerra mundial, sin embargo, veremos que compartieron el cadalso o el abandono con otros grupos, algunos minoritarios, otros simplemente prisioneros de guerra y todos sufrieron el mismo destino de escarnio, ya si fueran judios, americanos o alemanes,

El mensaje real que transmite este cuento tras bambalinas, es que un no-judio, ante un judio, es menos humano que otro judio.

Y estas son historias que se transmiten entre gente normal, trabajadores como tu o yo, que no tienen intereses sionistas ni son parte de los carteles financieros mundiales.

Vamos ahora a lo profundo de esta propaganda, que viene de algún lado y tiene algún objetivo.

Primero que nada es darse cuenta que el Dios de los Judios, que ellos proclaman unico, no es el dios de toda la humanidad, pues ha elegido a un solo pueblo.

Al igual que Ala, que es unico y tiene su pueblo elegido. O el Padre cristiano, cuyo hijo se llevara a los cristianos solamente, para salvarlos de sus tribulaciones en esta tierra, aunque al menos, hacerse cristiano no es una cuestion de raza.

Desde mi punto de vista, basandome en un teologia psicologica, estos son dioses menores que han tratado de reunir para si la adoracion de un grupo humano significativo, ya que si no son adorados DESAPARECEN.

La existencia del universo mismo depende de NUESTRA MIRADA, asi como la de estos dioses tiranicos que han convertido nuestra vida en un continuo acto de arrepentimiento, dolor, enfermedad, pérdida y muerte…

Existen en la realidad/? Si existen, mientras exista la mirada humana y la fe que les de vida.

Esto significa que no hay Un Dios? Si lo hay, uno tan lejano que apenas repara en nuestra existencia, pues es la fuente de la vida, de toda la creacion y es CONCIENCIA PURA.

En la medida que nuestras conciencias individuales DESPIERTAN, pasan a formar parte de esa conciencia enviandole datos, entonces advierte nuestra existencia. De otra forma no, simplemente, porque no puede vernos.

Esto te puede explicar por que la mayoria de tus oraciones no son escuchadas, pero de pronto hay algunas que milagrosamente se cumplen.

Claro que este Dios no requiere de sacerdotes ni templos, por lo cual, creer en Él significaria la ruina del poder eclesiastico en todo el mundo.

Y alli tienen ustedes al origen de la propaganda de que hablábamos más arriba.

Se trata de una hermosa historia cargada de segregacionismo, dirigida a un pueblo que esta convencido de que todo el mundo lo odia.

Y en cierta medida no estan alejados de la realidad. Los judios son odiados por los cristianos, los musulmanes y los ateos. Y los ateos por los otros tres grupos. Y asi sucesivamente. De lo que deducimos que el odio racial proviene de las diferentes creencias religiosas.

El dios fuente del universo es energia y consciencia, por lo cual puede ser aceptado hasta por los ateos, es el dios unico y verdadero, mudo,sordo y ciego, que necesita de nuestra conciencia para manifestarse.

Es nuestro espiritu individual, nuestra conciencia individual escondida en la bruma del materialismo.

Mientras el materialismo nos domine, los sabios de sion, el cartel financiero mundial (formado por personas de diferentes razas) seguiran promoviendo bellas y segregacionistas historias para alimentar nuestro odio.

En el momento del sacrificio -ya lo hemos comprobado- el pueblo judio somos todos.

El pacto de Dios no fue con el pueblo judio, sino con la casa de David. Los dioses menores pactan con estados, para mantener a sus pueblos en esclavitud, esa es la historia detras de la historia.

De la misma manera que nosotros -blancos caucasicos cristianos- hemos sido educados sutilmente para despreciar a los negros, indigenas, amarillos, judios y musulmanes; lo son ellos. La humanidad dividida es el botin de guerra de los poderosos, despues de la caida de la Torre de Babel. Despues de su caida, ya no hubo orgullo para la raza humana… solo humillacion…

Pero hay otro jugador en el tablero.

Es un jugador que no hace pactos.

Un jugador que conoce las reglas del juego.

Un jugador poderoso e incorruptible.

Ese jugador es la conciencia con percepcion del centro espiritual… es el Aliento del Dragon… se ha convertido en legión……

Centinela – 27 de abril de 2014

10151943_10152362514742863_6441469918799954318_n