Imagen

Y Dios dijo:…»no adoraras a otro Dios, sino a mi…»

Hacer el bien, ser virtuoso, o, en su defecto, exitoso..

Él necesita saber que está vivo… y para ello, requiere el reconocimiento de los demas… Es como una nacion poderosa que para afianzar su poder debe dominar o destruir a las otras…

La vida se trastorna y se convierte en un mercado donde vendo mis servicios a cambio de importancia… es decir: hay un beneficio en ser altruista… o tal vez no sé hacer otra cosa para sentirme bien…

Subimos la escalera de la espiritualidad solo para estar mas altos y mas cerca de Dios que los demas.. como sea, buscamos reconocimiento… hasta el mártir cae muerto, muchas veces, como forma de afianzar su existencia.

El ego se disfraza de buena gente, de defensor de pobres, luchador por la igualdad, general, asesino en serie… en verdad, el Ser «es» y no necesita de ningun disfraz…

Alguna vez te sucede que tengas «puestos de importancia», oficial en el ejército, sacerdote, lider de la revolucion, jefe en una campaña para presidente, director del hogar CREA, heroe de guerra, cantante de rock… ese no eres tu… como no eres tu cuando te conviertes en vagabundo, adicto a las drogas, traidor a la patria, cobarde, delincuente o simple trabajador mal pago.

Entonces… en que basas tu importancia? En que momento eres o no eres?

Centinela